logo_aresprensa_notas
CUARÓN, EL LEÓN DE ORO

CINE // Publicado el 12 de septiembre de 2018  // 18.50 horas, en Bogotá D.C.

CUARÓN, EL LEÓN DE ORO 

El sábado anterior el mexicano Alfonso Cuarón se llevó de Venecia el preciado León de Oro, por su película “Roma”. Era un triunfo cantado desde que se proyectó la obra, en el desarrollo de la tradicional Mostra pero, claro, nadie podía aseverarlo antes del anuncio oficial pues nadie pretende ser responsable de un chasco antes de que brote la noticia concreta. Muchos casos se han visto al respecto y lo imprevisto seguirá ocurriendo. Es una buena noticia, merecida para el director azteca y para nada sorpresiva, porque esto le llega al premiado luego de un largo recorrido de por sí consagratorio. En la disputa por el felino dorado también apostaban realizadores de nombradía como el griego Yorgos Lanthimos o los norteamericanos Ethan y Joel Coen. Fue una lucida secuencia esta del 75 aniversario del Festival en el que se vio un documental -en sí mismo un homenaje- al expresidente oriental José Mujica, estrenó presencia Lady Gaga como actriz y Bradley Cooper como director. Eso, en tanto un rayo cayó en la sala donde se estrenó la première de “A Star is born”, interrupiendo la proyección y dando lugar a las risas tanto como al susto y las fantasías agoreras. 

El premio a Cuarón llegó por una saga histórica que traza parte de su propia biografía y la de la criada que lo asistió cuando niño, en el México que es parte de su vida, ancestros y orgullo de identidad irrenunciable. Al recibir el máximo galardón veneciano el realizador dijo unas pocas palabras preliminares en inglés y luego se despachó en español e hizo referencias a la tradicional canción “Las Mañanitas”, para enviar un saludo de recuerdo a quien atendió sus veleidades de chiquillo que tejía sueños pero no imaginaba su futuro como realizador cinematográfico. Es este un premio que no le llega por casualidad a Cuarón sino que es uno más en una larga lista, que incluye el Oscar de 2013, como mejor director, por “Gravity” y otro más por la misma película gracias al montaje. En la misma línea y año ganó el Bafta, así como el Globo de Oro y el reconocimiento como mejor director del sindicato que los agrupa, al año siguiente y por el señalado filme. 

El galardón al mexicano fue un premio en sucesión con el que ganó su compatriota Guillermo del Toro, por “The Shape of water”, el año pasado; película también ganadora del Oscar en este 2018. La coincidencia mayúscula es que del Toro fue presidente del jurado de esta edición del festival veneciano. Si no fuese notable la circunstancia de que ya Cuarón tiene un innegable prestigio y una saga bien afirmada de premios, eso del comité de selección encabezado por otro mexicano hubiese despertado suspicacias mayores. Este león también es un reconocimiento a Netflix y este cine alternativo que margina a las salas tradicionales y a la pantalla grande. Lo que traen las nuevas tecnologías y escenarios al margen de lo tradicional parece afirmarse con decisiones como esta que le dio un áureo felino a Cuarón. Se ha visto que, por ejemplo, Cannes sigue resistente a esa aceptación de innovaciones y capturas de audiencia para una industria que crece de manera tangencial con los grandes estudios y desafía lo que ha sido modelo de la industria, desde sus inicios. 

Pero no fue lo único sugestivo del festival eso del efecto Cuarón-del Toro y de las diferentes presentaciones, además hubo sensación de escándalo con la obra de Luca Guadagnino y su realización “Suspiria”. El trabajo fílmico es un mix de terror que mezcla lo propio de ese género, el terrorismo como otra forma y manifestación de la guerra moderna. Hubo expresiones de rechazo durante la proyección aunque no se discutió la buena producción visual de la trama. Tampoco el cierto sabor surrealista del contenido que une la complejidad de lo que podría ser real con trazos de esoterismo y paralelo con la saga histórica del nacional socialismo. Esa saga alemana que llevó al ocultismo como una suerte de razón de Estado, en conjunción con la alta tecnología. Aunque se trata en verdad de un remake del filme del mismo nombre que hizo Darío Argento en los años 70. La película está protagonizada por Dakota Johnson, como bailarina de ballet que viaja a Alemania para perfeccionar destrezas y llega con mala fortuna a una escuela en la que la brujería, el misterio y el crimen son parte de la escena. 

Otra de las sorpresas del festival fue el barrido cinematográfica sobre la vida del ex presidente uruguayo José Mujica, con el documental “El Pepe, una vida suprema”, dirigida por el serbio Emir Kusturica. No solo es una biografía, se trata de un fresco de denuncia política, pero no en favor de las izquierdas, como siempre ocurre en este tipo de abordajes, sino que pone de relieve la vida austera de este personaje rioplatense, como ejemplo que contrasta con la corrupción y los desastrosos gobiernos de similar tendencia al que encabezó el uruguayo, entre los latinoamericanos. No es la primera vez que el realizador serbio se acerca a los latinoamericanos con sus propuestas cinematográficas. Ya en el año 2008 había retratado la vida de Diego Maradona, reflejando las contingencias de su trayectoria como jugador de primera línea en el fútbol internacional. Entre sus más de 15 producciones Kusturica ha retratado incluso la vida de seres y comunidades marginales, como por ejemplo la comunidad rom. 

Además de lo alcanzado por el mexicano Cuarón, la única mujer que competía por el león, la australiana Jennifer Kent, se alzó con el premio especial del jurado por “The Nightingale”. En tanto, los hermanos Coen alcanzaron mención por el mejor guión por “La Balada de buster scruggs”. Aunque la gran sorpresa complementaria fue la que dio el griego Lanthimos, quien se llevó el Gran premio del jurado por lo hecho con “The Favourite”. Este último detrás del León de Plata al mejor director que logró Jacques Audiard por “The Sisters brothers”. Las copas Volpi a mejor actriz y actor fueron para Olivia Colman, por “The Favourite”, y Willem Dafoe, por “At Eternity´s gate”. El libreto de la película ganadora, “Roma”, se desarrolla sobre imágenes en blanco y negro; además, el español de los diálogos se mezcla con el mixteca del personaje principal, la niñera indígena que trabaja en el seno de una familia mexicana de clase acomodada. Ella, Libo, vive aún y el premio a Cuarón por el filme sobre esa parte de su vida recayó justo el día del cumpleaños de quien fue su nana (aresprensa). 

Actualizado: miércoles 12 septiembre 2018 18:56
Related Articles: LEONARDO DA VINCI, EL GENIO REVIVE EN CINE EL DORADO LEÓN QUEDÓ EN ITALIA JOSÉ NAPOLEÓN DUARTE: "EL TURISMO ES UN ARTE DEL ALMA" ARGENTINA: "LA ARMADA BRANCALEONE" LEONARDO FAVIO: EL ADIÓS A UN GRANDE DEL CINE LATINO LEÓN DORADO PARA COREA EN EDICIÓN 69 DE LA MOSTRA VENECIANA VENECIA: UN LEÓN DE ORO PARA EL OSO RUSO SORPRESIVO LEÓN DE ORO EN VENECIA
mostra de venecia 2018

Visitas acumuladas para esta nota: 128

¡SÍGANOS Y COMENTE!