logo_aresprensa_notas
ARTEBA 28, FRENTE A LA CRISIS

PATRIMONIOS CULTURALES  //  ARTES VISUALES  //  Publicado el 17 de abril de 2019  //  12.45 horas, en Bogotá D.C.

 

ARTEBA 28, FRENTE A LA CRISIS

 

El pasado domingo 14 de abril la gran feria de arte de Buenos Aires cerró sus puertas. Fue la edición 28, sin que esta vez se pudiese disimular con brillo el acoso de la crisis económica y social en todos sus  entornos. Acoso que  sacude a la Argentina sin misericordia, con la crisis aparejada que pareciera nunca  acabar por lo  repetida y profunda, como patología irredimible de la  sociedad austral en los últimos largos decenios. No menos de siete décadas, con diferentes picos de complejidad. En buena medida la inflexión del país fue temario de pasillos y de la mesa  de rápido de café en el curso de la celebración internacional sobre la creación estética como mercancía. Aun cuando ese cuadro de situación no haya opacado de manera directa  los fastos  de todo aquello que para la ocasión rodea al arte y sus operadores que se reunieron en el espacio ferial, no cabe duda de que la  sombra gigante acechó entre las obras expuestas, las representaciones vanguardistas, los estands, los visitantes y las luces de marco. Buenos Aires es un referente regional de este tipo de dinámicas, pues la ciudad autónoma a orillas del Plata -incluso alicaída- nunca deja de brillar en esto de la proyección cultural de élite tanto como de masas, más allá de su espacio inmediato.

La Feria tuvo lugar, además, en el umbral temporal de las cercanas elecciones presidenciales, cuando se decidirá si continúa el drástico y traumático proceso que impuso el gobierno de Mauricio Macri para salir del pozo sin fondo que desbarranca a la Argentina; o la sociedad elige que lo mejor -aunque peor- es seguir cayendo por ese hueco negro y cósmico, sin posibilidad de escape y viabilidad posible de alternativas lógicas en sentido contrario.  En el microclima, al abrigo del catastrófico entorno, se reunieron en el recinto de La Rural -pleno Palermo, en el coqueto norte porteño-  las 80 galerías de 30 ciudades del mundo, que fueron el centro del encuentro con un tejido inmediato de charlas y sesiones programadas de labor complementaria, además de las sociales alternas. Hubo cuatro centenas de artistas que mostraron sus obras en la escena prevista, para los alrededor cien mil visitantes que recorrieron los espacios de las salas de exhibición durante las tres jornadas que  se cerraron el domingo pasado.

Fue una convergencia corta en el tiempo, pero suficiente para que las experiencias estéticas, con mensajes sociales, de la psicología colectiva y de tendencias contemporáneas propias del performance, marcaran los días de feria. Ese tramo de exposición fue un rash evidente en la tripleta de jornadas que conformaron la programación de Arteba 2019. Hubo cuatro de estas manifestaciones aún vanguardistas en Arteba 28. Esa forma de representación simbólica fuerte y sin filtro integró, como es obvio, expresiones de danza, video, escultura e instalación, que propusieron estimular en el espectador el buen humor, la ironía y la reflexión sobre las dificultades del tiempo presente.  Una de ellas fue la del patagónico chubutense Alberto Romero, bajo el nombre de “La Espada y la piedra”, en la que se intercaló la tradición artesanal familiar de su lejano origen -Esquel- con las estatuas vivientes en escena y la ficción de los “atrapasueños”.  La experiencia performativa se realizó en la nueva sección de la Feria: Utopia bombay shappire.  

Las performances, como sucedió en este caso, no solo requieren de una afinada imaginación para llegar a la sensibilidad del público. También requieren de una resistencia a toda prueba por parte de quienes deben intervenir en el espacio de representación, pues cada puesta en escena fue de al menos tres horas y en algunos cuadros se requirió -como ocurre con frecuencia en este tipo de manifestación- de inmovilidad casi absoluta del artista en situación, para que la propuesta a representar tuviese éxito. Una exigencia que al respecto no solo acezó a Romero sino también a Lolo y Lauti, con su humorística propuesta de “Me huevo loca”, que alude con ironía a algunas de las obsesiones gastronómicas de los porteños nativos. La extensa escena mostró a diez protagonistas tendidos con trusas amarillas, una boina del mismo color y una gran manta encima en forma de huevo frito, con la que se cubrió a las humanas papas también fritas. En la suma, esa mixtura argumentativa entre una manera de hacer teatro con trazos de poesía, escultura y otras artes, no deja de ser avant-garde con pretensiones de exaltación a la cotidianidad, como alguna  vez lo hubiese pretendido Heidegger con unos zapatos de campesina.  

Performance - Arteba 2019

-----------------

La pretensión fue la de llamar la atención con un despliegue estético que se consideró a sí mismo  como lúdico y al margen de lo que puedan aportar una galería o un museo, como también por fuera de lo que buscan las tablas tradicionales. La diferencia con el resto de ese “huevo” es que los durmientes cumplieron jornadas de ocho horas de presencia ante los visitantes, un tiempo de exposición que cansaría a cualquiera incluso estando acostado. En la sección principal de Arteba también estuvo la colombiana María José Arjona con su apuesta de “La Línea de la vida”, y sus sutiles movimientos bajo más de dos mil botellas, colgadas del techo. Sobre el conjunto y por encima del tinglado, hubo un sonido semejante a las gotas de lluvia golpeando un techo imaginado, con el agregado del ruido que hacen las olas en la superficie del mar.  La performance de esta artista fue seleccionada por la curaduría al ser tenida en cuenta su trayectoria internacional, además de la cualidad sonora  y de visual que tuvo la pieza. En el complemento estuvo la performance de la creadora local,  Cecilia Bengolea, quien hizo una recreación de las actuales danzas urbanas con “La Esponja de la vida”.  

Eso fue en la burbuja interna de la Feria. Por fuera, en el resto del país y a dos días después del cierre del encuentro, se supo que la inflación de país llegó a un acumulado casi del 12 por ciento en el primer trimestre del año. Solo en el pasado marzo el crecimiento de los precios llegó a un 5 por ciento. La inflación en la Argentina es la más alta de la región, apenas por debajo de la exorbitante que sufre Venezuela. También se supo que el consumo de carne por habitante bajó de manera drástica en el último año, en una sociedad que se precia de una dieta básica basada en la carne vacuna. Un panorama que de manera tangencial roza las expectativas de transacciones vinculadas con el arte, pero que sin dudas las golpea, puesto que un país que carece de credibilidad en la estabilidad de su economía y en el equilibrio de lo social, es probable que incentive la creatividad de sus artistas, pero no necesariamente se estimulen las intenciones de quienes ven en el arte una posibilidad de inversión segura. Eso, es un albur que para la Argentina se definirá como una referencia histórica tensionada hacia adelante, y que por ahora parece seguir siendo indefinible (aresprensa).

---------

VÍNCULOEROS Y ALMA EN CINE
Actualizado: miércoles 17 abril 2019 13:17
Articulos relacionados: ARTEBA SORTEÓ CRISIS ARGENTINA ARTEBA 2017: A QUEBRAR TECHOS DOS CRISIS EN LA REGIÓN ArteBa, ANIVERSARIO DE PLATA LA CRISIS ENTRA A LA CANCHA arteBA VINO EL RÉDITO DE arteBA 2013 ABRE arteBA en BUENOS AIRES AQUELLA CRISIS POR LOS MISILES EN CUBA MARÍA PAZ GAVIRIA: "LA CRISIS FUE SUPERADA"
feria de arte de buenos aires 2019

Visitas acumuladas para esta nota: 753

¡SÍGANOS Y COMENTE!