logo_aresprensa_notas
ARTEBA 2017: A QUEBRAR TECHOS

Publicado el 24 de mayo de 2017 / 20.00 horas, en Bogotá D.C. 

ARTBA 2017: A QUEBRAR TECHOS

La promesa es que esta edición de  la feria internacional de arte de Buenos Aires rompa con parte de sus registros anteriores. No es fácil, pero este año la Argentina tiene un fuerte cartel de presencia internacional , el cual de alguna manera enmascara los problemas estructurales que siguen acosando al país de manera recurrente y le podrían estallar en la cara a la dirigencia que hoy está en la Casa Rosada, y sube sin pausa. Aunque por ahora aún la angustia no llega a la barbilla.  Por lo pronto, es bueno señalar que esa condición de invitado especial que tuvo la nación del Plata a Arco, la gran feria española de enero, repercute en lo que ahora ofrece Arteba para su público, que es regional y no solo argentino. El programa dice de casi 400 artistas de un centenar de galerías de 20 países, que llegan a un encuentro que apenas dura 3 días, entre el 24 y el 27 de mayo.  La  mitad del espacio muestral estará ocupado por museos y galerías locales y el resto llega de todos los continentes. Las cifras incluyen a debutantes oficiales, como Japón y Kosovo.

El lote de optimistas contagiosos lo encabeza el presidente de Arteba, Alex Oxenford, quien ve a esta edición del evento como una suerte de bisagra, un antes y un después en la historia de la Feria. Las nuevas  reglas dispuestas por la administración de Mauricio Macri sobre la economía del país parecen favorecer las posibilidades de intercambio de quienes llega para negociar en Arteba. Hay un llamado al blanqueo de capitales que liberó fondos para inversión y esas expectativas se amplían al interés potencial de los compradores internacionales. El manejo sobre la cotización de la moneda extranjera mejoran también las dinámicas logísticas y la confianza de  la demanda, es por eso que se espera la llegada a la Feria de unos 300 coleccionistas internacionales, además de unos mil de entrecasa.

Dentro de ese marco cabe estimar que la visita prevista para este año bien podría superar la cifra de más de 120 mil visitantes -solo observadores que no necesariamente asisten para invertir en arte- que como techo a romper se alcanzó en la edición del año anterior, dentro del espacio ferial de La Rural, en el coqueto barrio de Palermo, al norte de la metrópoli rioplatense. Pero ese número no pinta de manera completa la asistencia integral que debería sumar a quienes se interesan en asistir a los distintos espacios de apreciación que se abren en otros escenarios de la capital argentina de manera simultánea con la programación de la Feria, en La Rural. Uno de esos escenarios es  el hipódromo, ahí mismo en Palermo,  donde se realiza la “Faca” -Feria de arte contemporáneo argentino- con la presencia de otras 30 galerías y la repercusión de ambos encuentros  en el resto de la ciudad.

Uno de esos efectos está en las mismas galerías de la ciudad que han ampliado sitios de exhibición a zonas que antaño no eran consideradas dentro del circuito de comercialización de  las artes visuales, como hoy lo son los barrios de Villa Crespo o Beccar y la misma Boca, cuyos atractivos hasta hace poco tiempo estaban dirigidos en otros intereses estéticos y de industria cultural. Un despliegue que se extiende incluso a grandes espacios públicos de amplia circulación en la urbe, como determinadas calles  y estaciones de transporte subterráneo o destinados en momentos pretéritos de la historia de la ciudad a labores como las de talleres industriales y playas de estacionamiento. En la suma, la sempiterna crisis económica  argentina no alcanza por ahora como para empañar el optimismo que hubo previo a  la apertura de Arteba.

ARTEBA 26: Jorge Macchi - Obra

Esa tendencia a ocupar los grandes espacios para propiciar las exhibiciones tiene que ver con un cierto énfasis a representaciones como performances e instalaciones, propuestas del arte contemporáneo que siguen vigentes desde hace varias décadas y han dejado de ser una moda. Esto aun cuando muchas de esas iniciativas no tienen posibilidad de generar intercambios de mercado, tal como sí las generan las piezas de arte tradicional. En esas secuencias se encuentra dentro de la feria de Buenos Aires la Bienal de Performance que, como género de expresión estética, también estará con presencia marcada en el acostumbrado y acreditado segmento de Barrio Joven. Esto no significa disminución de presencia de grandes nombres de la producción pictórica, pues la reconocida galería Henrique Faria, de New York,  hace una exhibición de conceptualistas de la generación de los años 60 y 70 del siglo pasado.

Otro aspecto de las propuestas paralelas a la obra de tela y pincel, es el énfasis que se da a la fotografía en esta versión 2017 de la Feria. El sector especializado en esta manifestación visual, que une la técnica y la tecnología con la estética en sentido estricto, se apreciará en el espacio “Photobooth citi”, con nombres ya reconocidos como Adriana Lestido, Marcelo Brodsky y Facundo de Zuviría, entre otros locales; y extranjeros, como Rafael Aseff y Zoé Vizcaíno. La fotografía, según el curador del segmento, Octavio Zaya, es un registro de arte, pero también medio de información, documento e incluso “evidencia legal y forense”.  En la lista de casi 100 galerías que abren desde hoy espacio de muestra en Arteba, 23 llegan a Buenos Aires por primera vez y la mitad de las obras se han realizado fuera de la Argentina. Juliana Awuada, la glamorosa y discreta esposa del presidente argentino Mauricio Macri compartió presencia en la apertura de esta Arteba, edición 26 (aresprensa). 

0.0
Actualizado: domingo 30 julio 2017 20:20
Articulos relacionados: ARTEBA 28, FRENTE A LA CRISIS ARTEBA SORTEÓ CRISIS ARGENTINA FITUR 2017: EL TURISMO NI SE MOSQUEA ArteBa, ANIVERSARIO DE PLATA arteBA VINO EL RÉDITO DE arteBA 2013 ABRE arteBA en BUENOS AIRES ABRIÓ MUESTRA ARTEBA 2012 ArteBa 2011: PATROCINADORES GARANTIZAN ÉXITO 20 VECES ArteBa EN BUENOS AIRES
ART MEDELLÍN Y SU 3a. MUESTRA

Visitas acumuladas para esta nota: 811

¡SÍGANOS Y COMENTE!